Normalización Internacional

 

 

CARTA DE LONDRES PRINCIPIOS DE SEVILLA

 

El Campus Internacional de Arqueología y Patrimonio Virtual, se crea para responder a la necesidad de un programa de formación específico, alentado por los avances en la tecnología de los últimos años que han cambiado sustancialmente la investigación, documentación y difusión del Patrimonio Cultural.

 

FOROEl Foro Internacional de Arqueología Virtual, creado por iniciativa del SEAV y formada por un amplio grupo de expertos internacionales en este campo, han debatido, discutido y acordado durante cuatro años los principios básicos para estandarizar la práctica de esta nueva disciplina, PRINCIPIOS DE SEVILLA, que complementa The London Charter.

 

Después de haber establecido los fundamentos de Arqueología Virtual, PRINCIPIOS DE SEVILLA, la creación del Campus Internacional ha sido el tema prioritario de INNOVA, para ofrecer un programa de formación, que no existe en la formación académica, actualizado y en consonancia con los preceptos de la comunidad científica.

 

 

 

CARTA DE LONDRES

Carta Internacional

para la visualización computerizada del Patrimonio Cultural


The London Charter 2009

Borrador 2.1

 

PREÁMBULO

 

Actualmente los métodos de visualización computarizada se están empleando en un variadísimo número de contextos ligados con la investigación, divulgación y preservación del patrimonio cultural. Por ello resulta necesario elaborar un conjunto de principios que aseguren que la visualización del patrimonio cultural se lleva a cabo como un trabajo intelectual y técnicamente riguroso así como metodológicamente mucho más sólido. Al mismo tiempo, tales principios deben reflejar las propiedades características tanto de las tecnologías de visualización computerizada como de sus métodos de trabajo.

 

Numerosos artículos entre los cuales se incluye la AHDS Guides to Good Parctice for CAD (2002) y Virtual Reality (2002) e iniciativas como el Virtual Archaeology Special Interest Group (VASIG), la Cultural Virtual Reality Organisation (CVRO) y otros, han subrayado la importancia de garantizar que los métodos de visualización computarizada sean aplicados con rigor académico, así como que sus resultados den a entender de un modo preciso a los usuarios el grado del conocimiento que representan, como por ejemplo las diferencias entre evidencia e hipótesis o entre los distintos niveles de probabilidad.

 

La Carta de Londres persigue fomentar, y construir, un consenso entorno a  estas cuestiones, que en cierto modo demandan de un amplio reconocimiento y cumplimiento dentro de las pertinentes comunidades de especialistas. Para ello, la Carta pretende mejorar el rigor con el que los métodos de visualización computarizada y sus resultados se usan y evalúan en el ámbito del patrimonio cultural, favoreciendo de ese modo la mejor comprensión y el mayor reconocimiento de tales métodos y resultados.

 

La Carta define principios para el uso de los métodos de visualización computarizada en relación con la integridad intelectual, fiabilidad, documentación, sostenibilidad y acceso.

 

La Carta reconoce que las posibilidades de los métodos de visualización computarizada disponibles están aumentando continuamente y que estos métodos pueden ser aplicados para afrontar un número de objetivos de investigación también en continua expansión. Consecuentemente la Carta no pretende imponer objetivos o métodos específicos pero sí busca establecer una serie de principios generales para el uso de la visualización computarizada en el campo de la investigación y divulgación del patrimonio cultural.

 

La Carta trata la investigación y difusión del patrimonio cultural a lo largo del campo académico, educativo, conservativo y comercial. Por lo tanto la presente Carta es aplicable por ejemplo a esos aspectos de la industria del entretenimiento que implican la reconstrucción o evocación del patrimonio cultural, pero no para el uso de la visualización computarizada en otras áreas como el arte contemporáneo, la moda o el diseño. Por consiguiente, en la medida en que las pretensiones que motivan el uso de los métodos de visualización varían ampliamente de unos campos a otros, Principio 1: “Implementación”, se deben elaborar directrices específicas que resulten apropiadas para cada disciplina y para cada comunidad de expertos.

 

OBJETIVOS

 

La Carta de Londres se propone establecer una serie de principios para el uso de los métodos y de los resultados de la visualización computarizada en el campo de la investigación y divulgación del patrimonio cultural con objeto de:
 
– Proporcionar un punto de referencia ampliamente aceptado por todos los profesionales implicados en este campo.

 

– Promover el rigor intelectual y técnico en las visualizaciones digitales del patrimonio.

 

– Garantizar que los procesos y resultados de la visualización computarizada pueden ser adecuadamente comprendidos y evaluados por los usuarios.

 

– Permitir que la visualización computarizada rigurosa contribuya plenamente al estudio, interpretación y gestión de los bienes culturales.

 

– Garantizar la selección y aplicación de estrategias de sostenibilidad y correcto acceso.

 

– Ofrecer unos sólidos fundamentos sobre los que la comunidad de especialistas pueda elaborar criterios y directrices mucho más detalladas.

 

 

PRINCIPIOS
 

 

Principio 1: Implementación

 

Los principios de la Carta de Londres son válidos dondequiera que la visualización computerizada sea aplicada para la investigación o divulgación del patrimonio cultural.
1.1    Cada comunidad de expertos, ya sea académica, educativa, conservativa o comercial, debe desarrollar las directrices de implementación de la Carta de Londres de manera coherente con sus propias pretensiones, objetivos y métodos.
1.2    Cualquier actividad de visualización computarizada del patrimonio cultural debe desarrollar, y controlar la aplicación de, una estrategia de implementación de la Carta de Londres.
1.3.    En actividades que conlleven la colaboración de varias partes, todos los participantes cuyo papel implique una contribución directa o indirecta en el proceso de visualización deberán ser conscientes de los principios que emanan de la Carta de Londres, valorando las implicaciones que dichos principios tienen para el planeamiento, documentación y divulgación del proyecto completo.
1.4    Los costes de implementación de tal estrategia deben de ser considerados en relación con el valor intelectual, explicativo y/o económico añadido que aporta producir resultados que demuestran un alto nivel de integridad intelectual.

 

Principio 2: Propósitos y métodos

 

El método de visualización computerizada normalmente debería usarse únicamente en aquellos casos en los que resulta el método disponible más apropiado para lograr los objetivos propuestos.
2.1    No debe asumirse que el método de visualización computarizada es siempre el método más apropiado para afrontar los objetivos de investigación y divulgación del patrimonio cultural.
2.2    Deben llevarse a cabo documentadas evaluaciones sistemáticas sobre la idoneidad de los métodos en relación con los objetivos perseguidos, con objeto de determinar que clase de visualización computarizada es la más apropiada y eficaz en cada caso.
2.3    Mientras se reconoce que, particularmente en el contexto de investigaciones vanguardistas o complejas, no es siempre posible determinar “a priori” el método de investigación más apropiado (por ejemplo: fotorrealista o esquemático, con un nivel de detalle alto o bajo, representando las distintas hipótesis o solo la evidencia disponible, estática o interactiva, general o precisa…), la elección del método de visualización computarizada o la decisión de desarrollar un nuevo método, debe basarse en una evaluación que tome en consideración la probabilidad de que el método elegido satisfaga realmente el objetivo prefijado.

 

Principio 3: Fuentes de la investigación

 

Para asegurar la integridad intelectual de los métodos y resultados de la visualización computarizada, las fuentes más relevantes usadas en el proceso de investigación deben de ser identificadas y evaluadas de una manera estructurada y documentada.
3.1.   En el contexto de la presente Carta podemos definir las fuentes de la investigación como toda aquella información, digital o no, que ha sido tomada en consideración o que ha influido de manera directa durante la creación de los resultados de la visualización computerizada.
3.2    Las fuentes de la investigación deben ser seleccionadas, analizadas y evaluadas en relación a los conocimientos actuales y buenas prácticas existentes dentro de las comunidades de expertos.
3.3    Se debe prestar una cuidadosa atención a la forma por la cual los recursos visuales pueden verse afectados por factores ideológicos, históricos, sociales, religiosos o estéticos entre otros.

 

Principio 4: Documentación

 

Se debe recabar y proporcionar suficiente información como para permitir que los métodos y los resultados de la visualización computarizada puedan ser entendidos y evaluados en relación con los contextos y propósitos en los que se vienen usando.

 

Mejorando la práctica

 

4.1    Se deben diseñar y financiar estrategias de documentación que mejoren activamente el proceso de visualización, fomentando y ayudando a estructurar una cuidadosa y meditada práctica.
4.2    Se deben diseñar estrategias de documentación que permitan análisis y evaluaciones comparativas rigurosas de las visualizaciones computarizadas, y para facilitar el reconocimiento y descripción de los resultados que las actividades de visualización revelan.
4.3    Las estrategias de documentación pueden ayudar en la gestión de los derechos de propiedad intelectual o de información confidencial.

 

Documentación del “derecho a la información”

 

4.4    Debe quedar meridionalmente claro para los usuarios que es lo que cada visualización computarizada trata de representar. Por ejemplo: una visualización exacta de los restos que se han encontrado, una restauración virtual basada en las evidencias encontradas o una reconstrucción hipotética de un determinado objeto o sitio perteneciente al patrimonio cultural. Así mismo debería quedar totalmente claro el alcance y la naturaleza de cualquier incertidumbre factual.

 

 Documentación de las fuentes de la investigación

 

4.5    Se debe divulgar una lista completa de las fuentes utilizadas en la investigación así como de su procedencia.

 

Proceso de documentación (Paradatos)

 

4.6    Se debe divulgar toda la documentación relativa a las decisiones estimativas, analíticas, deductivas, interpretativas y creativas tomadas en el transcurso de la visualización computarizada, de tal manera que la relación existente entre fuentes de la investigación, conocimientos implícitos, razonamientos explícitos y resultados de la visualización puedan ser plenamente comprendidas.

 

Métodos de documentación

 

4.7    El razonamiento seguido a la hora de elegir un determinado método de visualización computarizada y no otro, debe quedar perfectamente documentado y ser divulgado con objeto de facilitar la evaluación de las actividades metodológicas y para facilitar el seguimiento de posteriores actividades.
4.8    En aquellos casos en los que los métodos de visualización no son apropiados para ser ampliamente conocidos dentro de las pertinentes comunidades de expertos se deben dar a conocer detalladas descripciones de los mismos.
4.9    En el caso de que los métodos de visualización computarizada se usen en contextos interdisciplinares que carecen de un conjunto común de conocimientos sobre la naturaleza de las cuestiones de la investigación, métodos y resultados, el proyecto de documentación deberá encargarse de homogeneizar tanto los conocimientos como los diferentes léxicos usados por los miembros participantes en sus respectivas áreas de conocimiento.

 

Documentación de las relaciones de dependencia

 

4.10  Los resultados de la visualización computarizada deben darse a conocer de tal manera que los usuarios puedan identificar claramente la naturaleza e importancia de las relaciones hipotéticas de dependencia entre elementos así como los razonamientos que están detrás de dichas hipótesis.
Criterios y formatos de documentación

 

4.11  La documentación debe darse a conocer usando para ello los medios disponibles más apropiados incluyendo gráficos, textos, videos, audio, números o la combinación de todos ellos.
4.12  La documentación se debe divulgar de forma sostenible en relación a ontologías y criterios apropiados acordes con las que se consideren las mejores prácticas en cada una de las diferentes comunidades de expertos y de tal manera que se facilite su inclusión en los índices de citación más relevantes.

 

Principio 5: Sostenibilidad

 

Debemos programar y desarrollar estrategias que aseguren la sostenibilidad a largo plazo de los resultados de las visualizaciones computarizadas del patrimonio cultural, para evitar pérdidas irreparables de esta parte creciente de nuestro patrimonio intelectual, social, económico y cultural.
5.1    Se debe identificar y aplicar el método disponible para archivar los resultados de la visualización computarizada más fiable y sostenible, ya sea este analógico o digital.
5.2    Las estrategias de conservación digital deben ayudar a preservar los datos de las visualizaciones computarizadas mejor que el medio en el que fueron originalmente almacenadas. Estas estrategias también deben asegurar la supervivencia de suficiente información como para permitir su uso en el futuro. En este sentido puede resultar de gran eficacia guardar y trasladar la información a diferentes formatos o softwares.
5.3    Cuando el archivado digital no resulte el sistema más apropiado para asegurar la supervivencia a largo plazo de los resultados de las visualizaciones computarizadas, siempre será preferible una documentación parcial, aunque sea una representación bidimensional de los resultados de la visualización computarizada, que la total ausencia de documentación. En todo caso esta documentación parcial deberá intentar en la medida de lo posible conservar el alcance y propiedades del resultado original.
5.4    Se deben diseñar estrategias de documentación que resulten sostenibles en relación con los recursos disponibles y con las prácticas de trabajo predominantes.

 

Principio 6: Acceso

 

La creación y divulgación de las visualizaciones computarizadas se deben planear de tal manera que contribuyan, con el máximo de sus posibilidades, a mejorar el estudio, comprensión, interpretación, conservación y gestión del patrimonio cultural.
6.1    Todas las estrategias de visualización computarizada deben tomar en consideración su inmenso potencial para mejorar el acceso de investigadores y usuarios al patrimonio cultural, en la medida en que muchas veces este patrimonio se torna inaccesible por causas de salud, seguridad o minusvalía, por motivos económicos, políticos, medioambientales, o simplemente por que el objeto representado se ha perdido, ha sido destruido, está en peligro o disperso, o se encuentra en pleno proceso de reconstrucción o restauración.
6.2    A la hora de elaborar los proyectos se debe tomar en consideración el papel excepcional que la visualización computarizada puede tener en la forma y el grado de acceso al patrimonio cultural tanto de usuarios como de investigadores. En este sentido las visualizaciones computarizadas ofrecen la posibilidad de estudiar los cambios a lo largo del tiempo, de ampliar, modificar y/o manipular objetos virtuales, de integrar en sistemas compartidos datos e información, y finalmente de efectuar una distribución global instantánea.

 

APÉNDICE – Glosario

 

 
Las siguientes definiciones explican en que sentido se han usado los distintos términos que aparecen a lo largo de la Carta. Este apartado carece de cualquier otra función o intención.

 

Comunidad disciplinar: grupo de investigadores generalmente definidos por una disciplina (arqueología, clásicas, egiptología…) que comparten ampliamente una interpretación común sobre cuales son las cuestiones, métodos y resultados válidos de la investigación dentro de su propia área de conocimiento.
Estrategia de sostenibilidad: es aquella estrategia que permite garantizar la conservación de un testimonio significativo del procedimiento y de los resultados de la visualización computarizada para las generaciones venideras.
Fuentes de la investigación: se entiende por fuentes de la investigación toda aquella información, digital o no, tomada en consideración o que ha influido durante el proceso de creación de los resultados de la visualización computarizada.
Método de visualización computarizada: Aplicación sistemática, normalmente en los contextos de la investigación, de la visualización computarizada para afrontar la identificación y consecución de los objetivos.
Paradatos: La Carta define los paradatos como la información de los procesos humanos de comprensión e interpretación de la información de los objetos. Los paradatos incluyen las descripciones acumuladas en el interior de un archivo estructurado sobre que tipo de pruebas o evidencias se usaron para interpretar un artefacto, o los comentarios sobre las premisas metodológicas en el interior de una publicación científica. Es muy similar, pero diferente en cuanto al énfasis, de los “metadatos contextuales” que tienden a comunicar interpretaciones de un artefacto o colección, en lugar del proceso a través del cual uno o más artefactos son procesados o interpretados.
Patrimonio Cultural: la Carta adopta una definición amplia de este término que alude a todos los sectores de la actividad humana ligados con el conocimiento de la divulgación de la cultura material e intelectual. Tales sectores comprenden (pero no están limitados a) museos, galerías de arte, sitios culturales, centros de interpretación, institutos de investigación sobre bienes culturales, institutos de educación superior en materia artística o humanística y los sectores turístico y educativo en general.
Producto de la visualización computarizada: el producto de la visualización computarizada incluye (aunque no se limita a) modelos digitales, fotogramas, animaciones y modelos reales.
Relación de dependencia: relación entre las propiedades de los elementos existentes en el interior de los modelos digitales de tal forma que el cambio de una propiedad implica el cambio de otra – de la que es dependiente – (como ejemplo, la modificación de la altura de una puerta implica necesariamente la modificación de la altura del marco de esa puerta).
Transparencia intelectual: Provisión de suficiente información, presentada en cualquier medio o formato, que permite a los usuarios entender la naturaleza y el alcance del “derecho a la información” proporcionado por el resultado de una representación computerizada.
Visualización computarizada: Proceso de representación gráfica de información con ayuda de las nuevas tecnologías.

 

ikoon-download

 

 

PRINCIPIOS DE SEVILLA

 

Principios Internacionales de la Arqueología Virtual


Los Principios de Sevilla 2011

Borrador Final

 

PREÁMBULO

 

La aplicación a nivel mundial de la visualización asistida por ordenador en el campo del patrimonio arqueológico presenta a día de hoy un panorama que podría ser calificado como de “luces y sombras”. El espectacular crecimiento del turismo cultural y los increíbles avances tecnológicos desarrollados en los últimos años han propiciado la elaboración y ejecución de un sin fin de proyectos encaminados a investigar, preservar, interpretar y presentar distintos elementos del patrimonio arqueológico a partir de la utilización de la visualización asistida por ordenador. Estos proyectos han servido para demostrar el extraordinario potencial que la visualización asistida por ordenador encierra en si misma pero también han dejado al descubierto numerosas debilidades e incongruencias. Por ello se hace ineludible plantear un debate teórico de implicaciones prácticas que permita a los gestores del patrimonio aprovechar lo mejor que las nuevas tecnologías pueden ofrecernos en esta materia minimizando sus aplicaciones mas controvertidas. En definitiva se trata de establecer unos principios básicos que regulen las prácticas de esta pujante disciplina.

 

La Carta de Londres (http://www.londoncharter.org) constituye hasta la fecha el documento internacional que más ha avanzado en esta dirección. Sus diversas actualizaciones revelan la necesidad imperante de encontrar un documento cuyas recomendaciones sirvan como base para diseñar nuevos proyectos cada vez con mayor rigor dentro del ámbito del patrimonio cultural, pero también para plantear nuevas recomendaciones y guías adaptadas a las necesidades específicas de cada rama del saber y comunidad de expertos. Es por ello que entre los objetivos que se marca La Carta de Londres se encuentra “Ofrecer unos sólidos fundamentos sobre los que la comunidad de especialistas pueda elaborar criterios y directrices mucho más detalladas”. Y es que no debemos olvidar la inconmensurable amplitud que presenta el concepto de Patrimonio Cultural dentro del cual quedan englobados campos tan amplios como los de patrimonio monumental, etnográfico, documental, industrial, artístico, oral y por supuesto arqueológico.

 

La Carta de Londres es plenamente consciente de la amplitud conceptual que posee el Patrimonio Cultural, y por consiguiente de las necesidades específicas que pueden requerir cada una de las partes que lo componen. Es por ello que en su Preámbulo, La Carta de Londres ya reconoce estas necesidades: “en la medida en que las pretensiones que motivan el uso de los métodos de visualización varían ampliamente de unos campos a otros, Principio 1: “Implementación”, se deben elaborar directrices específicas que resulten apropiadas para cada disciplina y para cada comunidad de expertos”. Por su parte el Principio 1.1 recomienda: “Cada comunidad de expertos, ya sea académica, educativa, conservativa o comercial, debe desarrollar las directrices de implementación de la Carta de Londres de manera coherente con sus propias pretensiones, objetivos y métodos”. Parece pues evidente que, dada la importancia que el patrimonio arqueológico tiene dentro del patrimonio cultural, y reconocida por muchos la existencia de una comunidad de expertos propia que trabaja de manera habitual entorno al concepto de Arqueología Virtual, se deba plantear la redacción de guías, documentos y recomendaciones que aun siguiendo las directrices generales que marca La Carta de Londres tomen en consideración el carácter específico que posee la Arqueología Virtual.

 

Los principios que se expondrán a continuación pretenden aumentar las condiciones de aplicabilidad de La Carta de Londres de cara a su mejor implantación en el campo específico del patrimonio arqueológico, incluido el patrimonio arqueológico industrial, simplificando y ordenando secuencialmente sus bases, al mismo tiempo que se ofrecen algunas recomendaciones nuevas que toman en consideración la peculiar naturaleza del patrimonio arqueológico con respecto al patrimonio cultural.

 

DEFINICIONES

 

Arqueología Virtual: es la disciplina científica que tiene por objeto la investigación y el desarrollo de formas de aplicación de la visualización asistida por ordenador a la gestión integral del patrimonio arqueológico.
Patrimonio arqueológico: es el conjunto de elementos materiales, tanto muebles como inmuebles, hayan sido o no extraídos y tanto si se encuentran en la superficie o en el subsuelo, en la tierra o en el agua, que junto con su contexto, que será considerado también como formante del patrimonio arqueológico,  sirven como fuente histórica para el conocimiento del pasado de la humanidad. Estos elementos, que fueron o han sido abandonados por las culturas que los fabricaron, tienen como sello distintivo el poder ser estudiados, recuperados o localizados usando la metodología arqueológica como método principal de investigación, cuyas técnicas principales son la excavación y la prospección, sin menoscabo de la posibilidad de usar otros métodos complementarios para su conocimiento.
Gestión integral: comprende las labores de inventario, prospección, excavación, documentación, investigación, mantenimiento, conservación, preservación, restitución, interpretación, presentación, acceso y uso público de los restos materiales del pasado.
Restauración virtual: comprende la reordenación, a partir de un modelo virtual, de los restos materiales existentes con objeto de recuperar visualmente lo que existió en algún momento anterior al presente. La restauración virtual comprende por tanto la anastilosis virtual.
Anastilosis virtual: recomposición de las partes existentes pero desmembradas en un modelo virtual.
Reconstrucción virtual: comprende el intento de recuperación visual, a partir de un modelo virtual, en un momento determinado de una construcción u objeto fabricado por el ser humano en el pasado a partir de las evidencias físicas existentes sobre dicha construcción u objeto, las inferencias comparativas científicamente razonables y en general todos los estudios llevados a cabo por los arqueólogos y demás expertos vinculados con el patrimonio arqueológico y la ciencia histórica.
Recreación virtual: comprende el intento de recuperación visual, a partir de un modelo virtual, del pasado en un momento determinado de un sitio arqueológico, incluyendo cultura material (patrimonio mueble e inmueble), entorno, paisaje, usos, y en general significación cultural.

 

OBJETIVOS

 

Dado que el marco teórico de referencia para la los Principios de Sevilla es la propia Carta de Londres el documento asumiría todos los objetivos aprobados por la Junta Consultiva de dicha Carta. A estos objetivos generales sería necesario añadir algunos nuevos, a saber:

 

– Generar criterios fácilmente comprensibles y aplicables por toda la comunidad de expertos, ya sean estos informáticos, arqueólogos, arquitectos, ingenieros, gestores o especialistas en general en la materia.

 

– Establecer directrices encaminadas a facilitar al público un mayor entendimiento y mejor apreciación de la labor que desarrolla la disciplina arqueológica.

 

– Establecer principios y criterios que sirvan para medir los niveles de calidad de los proyectos que se realicen en el campo de la arqueología virtual.

 

– Promover el uso responsable de las nuevas tecnologías aplicadas a la gestión integral del patrimonio arqueológico.

 

– Contribuir a mejorar los actuales procesos de investigación, conservación y difusión del patrimonio arqueológico mediante el uso de nuevas tecnologías.

 

– Abrir nuevas puertas a la aplicación de métodos y técnicas digitales de investigación, conservación y difusión arqueológica.

 

– Concienciar a la comunidad científica internacional de la necesidad imperante de aunar esfuerzos a nivel mundial en el creciente campo de la arqueología virtual.

 

PRINCIPIOS

 

Principio 1: Interdisciplinariedad

 

Cualquier proyecto que implique la utilización de nuevas tecnologías, ligadas con la visualización asistida por ordenador, en el campo del patrimonio arqueológico, ya sea para investigación, documentación, conservación o difusión, debe de estar avalado por un equipo de profesionales procedentes de distintas ramas del saber.
 1.1 Dada la compleja naturaleza que presenta la visualización asistida por ordenador de patrimonio arqueológico, esta no puede ser abordada únicamente por un solo tipo de experto sino que necesita de la colaboración de un buen número de especialistas (arqueólogos, informáticos, historiadores, arquitectos, ingenieros…).
1.2 Un trabajo verdaderamente interdisciplinar implica el intercambio de ideas y opiniones entre especialistas de distintos campos de una manera habitual y fluida. El trabajo dividido en compartimentos estanco nunca podrá ser considerado como interdisciplinar aunque participen en él expertos procedentes de distintas disciplinas.
1.3 Entre los especialistas que deben colaborar en este modelo interdisciplinar es indispensable contar con la presencia concreta de arqueólogos e historiadores, preferiblemente de aquellos que tienen o tuvieron a su cargo la dirección científica de la excavación o del resto arqueológico sobre el que se pretende trabajar.

 

Principio 2: Finalidad

 

Previamente a la elaboración de cualquier visualización asistida por ordenador siempre debe quedar totalmente claro cual es la finalidad última de nuestro trabajo, es decir, cual es el objetivo final que se persigue alcanzar. Consecuentemente, diferentes niveles de detalle, resolución y precisión pueden resultar necesarios.
2.1 Cualquier proyecto de visualización asistida por ordenador siempre tendrá el objetivo de mejorar aspectos relacionados o bien con la investigación, o bien con la conservación o bien con la difusión del patrimonio arqueológico. La finalidad de todo proyecto debe quedar encuadrada dentro de alguna de dichas categorías (investigación, conservación y/o difusión). La categoría referente a difusión engloba tanto proyectos con fines educativos, ya sea educación reglada o informal, como proyectos con fines recreativos (turismo cultural).
2.2 Además de esclarecer cual es el objetivo o finalidad principal de la visualización asistida por ordenador siempre será necesario definir objetivos más concretos que sirvan para conocer con más exactitud cual es el problema o problemas que se pretenden resolver.
2.3 La visualización asistida por ordenador debe estar siempre al servicio del patrimonio arqueológico y no el patrimonio arqueológico al servicio de la visualización asistida por ordenador. Las nuevas tecnologías aplicadas a la gestión integral del patrimonio arqueológico deben poder satisfacer, como objetivo primordial, las necesidades reales de arqueólogos, conservadores, restauradores, museógrafos, gestores y/o profesionales en general del mundo del patrimonio, y no al revés.
2.4 En última instancia la finalidad principal de la arqueología virtual siempre será servir a la sociedad en su conjunto y contribuir al incremento del conocimiento humano.

 

Principio 3: Complementariedad

 

La aplicación de la visualización asistida por ordenador en el campo de la gestión integral del patrimonio arqueológico debe de ser entendida como complementaria, no como sustitutiva, de otros instrumentos de gestión más clásicos pero igualmente eficaces.
3.1 La visualización asistida por ordenador no debe aspirar a sustituir a otros métodos y técnicas en el campo de la gestión integral del patrimonio arqueológico (por ejemplo la restauración virtual no debe aspirar a sustituir a la restauración real al igual que la visita virtual no debe aspirar a sustituir a la visita real).
3.2 La visualización asistida por ordenador debe buscar vías de colaboración con otros métodos y técnicas de distinta naturaleza que ayuden a mejorar los actuales procesos de investigación, conservación y difusión del patrimonio arqueológico. Para ello el cumplimiento del Principio 1: Interdisciplinariedad, se revelará como fundamental.
3.3. Pese a todo, las visualizaciones asistidas por ordenador podrán tener un carácter sustitutivo cuando los restos arqueológicos originales hayan sido destruidos (por ejemplo por la construcción de grandes infraestructuras), se encuentren en lugares de difícil acceso (por ejemplo sin carreteras) o corran riesgo de deterioro ante la visita masiva de turistas (por ejemplo las pinturas rupestres).

 

Principio 4: Autenticidad

 

La visualización asistida por ordenador trabaja de manera habitual reconstruyendo o recreando edificios, artefactos y entornos del pasado tal y como se considera que fueron, es por ello que siempre debe ser posible saber que es real, veraz, auténtico y que no. En este sentido la autenticidad debe ser un concepto operativo permanente para cualquier proyecto de arqueología virtual.
4.1 En tanto en cuanto la disciplina arqueológica no es una ciencia exacta e incontestable, sino compleja, se debe apostar abiertamente por realizar interpretaciones virtuales alternativas siempre y cuando presenten igual validez científica. Cuando no exista esa igualdad se apostará únicamente por la hipótesis principal.
4.2 Cuando se realicen restauraciones o reconstrucciones virtuales se debe mostrar de forma explícita o bien mediante interpretación adicional los distintos niveles de veracidad en los que se sustenta la restauración o reconstrucción.
4.3 En la medida que muchos restos arqueológicos han sido y siguen siendo restaurados o reconstruidos en la realidad la visualización asistida por ordenador debe ayudar tanto a los profesionales como al público a diferenciar claramente entre: los restos que se han conservado “in situ”, los restos que han vuelto a ser colocados en su posición originaria (anastylosis real), las zonas que han sido reconstruidas parcial o totalmente sobre los restos originales, y finalmente las zonas que han sido restauradas o reconstruidas virtualmente.

 

Principio 5: Rigurosidad histórica

 

Para lograr unos niveles de rigurosidad y veracidad histórica óptimos cualquier forma de visualización asistida por ordenador del pasado debe estar sustentada en una sólida investigación y documentación histórica y arqueológica.
5.1 La rigurosidad histórica de cualquier visualización asistida por ordenador del pasado dependerá tanto de la rigurosidad con la que se haya realizado la investigación arqueológica previa como de la rigurosidad con la que se use esa información para la creación del modelo virtual.
5.2 Todas las fases históricas registradas durante la investigación arqueológica tienen un gran valor. Por lo tanto, no se considerará riguroso mostrar únicamente el momento de esplendor del resto arqueológico reconstruido o recreado sino todas las fases, incluidas las de decadencia, por las que pudo atravesar. Tampoco se debe mostrar una imagen idílica del pasado con edificios que parecen recién construidos, personas que podrían pasar por modelos, etc.., sino real, es decir con edificios en diferente estado de conservación, personas de distinto tamaño y peso, etc.
5.3 El entorno, contexto o paisaje asociado a un resto arqueológico es tan importante como el resto arqueológico en sí. Las investigaciones antracológicas, paleobotánicas, paleozoológicas y de paleoantropología física deben servir como base para la realización de recreaciones virtuales del paisaje y del contexto rigurosas.  No se pueden mostrar sistemáticamente ciudades sin vida, edificios solitarios o paisajes muertos, pues ese es un falso histórico.
5.4 La documentación detallada del patrimonio arqueológico es extremadamente importante no sólo para su registro, análisis y difusión, sino también para su propia gestión. Las nuevas técnicas como la fotogrametría o los escáneres láser pueden servir para aumentar la calidad de la documentación científica, ya que cuanto mejor sea la documentación del patrimonio arqueológico realizada mayor será rigurosidad histórica obtenida.

 

Principio 6: Eficiencia

 

El concepto de eficiencia aplicada al campo que nos ocupa pasa inexorablemente por lograr una ajustada sostenibilidad económica y tecnológica. Usar menos recursos para lograr cada vez más y mejores resultados será la clave de la eficiencia.
6.1 Cualquier proyecto que implique la utilización de la visualización asistida por ordenador en el campo del patrimonio arqueológico debe evaluar previamente cuales serán las necesidades de mantenimiento económico y tecnológico que generará una vez se instale y ponga en funcionamiento.
6.2 Se debe apostar por sistemas que aunque en un primer momento presenten una elevada inversión inicial a largo plazo impliquen un bajo coste de mantenimiento económico y una alta fiabilidad de uso, es decir sistemas resistentes, fáciles de reparar o modificar y de bajo consumo.
6.3 Siempre que sea posible se aprovecharán los resultados obtenidos por proyectos de visualización anteriores, evitando la duplicidad, es decir, la realización de los mismos trabajos por dos veces.

 

Principio 7: Trnsparencia científica

 

Toda visualización asistida por ordenador debe de ser esencialmente transparente, es decir, contrastable por otros investigadores o profesionales, ya que la validez, y por lo tanto el alcance, de las conclusiones producidas por dicha visualización dependerá en gran medida de la capacidad de otros para confirmar o refutar los resultados obtenidos.
7.1 Es indudable que toda visualización asistida por ordenador tiene un alto componente de investigación científica. Consecuentemente para que los proyectos de arqueología virtual caminen por la senda del rigor científico y académico se vuelve indispensable la elaboración de bases documentales en las que quede recogido y expresado con total transparencia todo el proceso de trabajo desarrollado: objetivos, metodología, técnicas, razonamientos, origen y características de las fuentes de la investigación, resultados y conclusiones
7.2 Sin menoscabo de la creación de las citadas bases documentales es imprescindible promover la publicación de los resultados de los proyectos de arqueología virtual en revistas, libros, actas o cualesquiera medios editoriales, tanto científicos como de divulgación científica, para conocimiento, revisión y consulta de la comunidad científica internacional y de la sociedad en general.
7.3 La incorporación de metadatos y paradatos es crucial para asegurar la transparencia científica de cualquier proyecto de arqueología virtual. Los metadatos y paradatos deben ser claros, concisos y fáciles de consultar pero al mismo tiempo deben tratar de proporcionar la mayor cantidad de información posible. La comunidad científica trabajará para lograr la normalización internacional de dichos metadatos y paradatos.
7.4 En cualquier caso y en líneas generales el registro y organización de toda la documentación concerniente a proyectos de arqueología virtual estará basado en los “Principios para la creación de archivos documentales de monumentos, conjuntos arquitectónicos y sitios históricos y artísticos” aprobada por la 11ª asamblea General del ICOMOS en 1996.
7.5 En aras de la transparencia científica se hace necesario crear una gran base de datos accesible a nivel mundial con aquellos proyectos que posean unos niveles de calidad óptimos (art 8.4), sin menoscabo de la creación de bases de datos de este tipo de ámbito nacional o regional.

 

Principio 8: Formación y evaluación

 

La arqueología virtual constituye una disciplina científica asociada a la gestión integral del patrimonio arqueológico que posee un lenguaje y unas técnicas que le son propias. Como cualquier otra disciplina académica requiere de programas específicos de formación y evaluación.
 8.1 Deben fomentarse los programas de formación posgraduada de alto nivel que potencien la formación y especialización de un número suficiente de profesionales cualificados en esta materia.
8.2 Cuando las visualizaciones asistidas por ordenador tengan como objetivo servir como instrumento de disfrute y comprensión para el público en general el método de evaluación mas apropiado será el de los estudios de público.
8.3 Cuando las visualizaciones asistidas por ordenador tengan como objetivo servir como instrumento de investigación o conservación del patrimonio arqueológico el método de evaluación más apropiado será su prueba por parte de un número lo suficientemente representativo de usuarios finales es decir de los profesionales a los que este destinado el producto final.
8.4 La calidad final de cualquier visualización asistida por ordenador deberá medirse en función de la rigurosidad con la que haya sido elaborada y no de la vistosidad de sus resultados. El cumplimiento de todos los principios determinará que el resultado final de una visualización asistida por ordenador pueda ser considerado o no “de calidad”.

 

ikoon-download